XII. Pasión Caribe y Latino Americana

Ciclo: Mujeres en las Artes
La Seducción Artística Femenina:
Pasión Caribe y Latino Americana
Mística, Sensualidad, Carácter Mágico y
La Música
Por: Roberto McCausland-Dieppa
María Teresa Gertrudis de Jesús Carreño García
Martha Argerich
Shakira Isabel Mubarak Ripoll

… El sentido del abandono enérgico, nostalgia, pasión, cambios erráticos aparentemente sorpresivos sin sentido, altos bajos sin cesar y luego una sutileza y sensibilidad sin paralelo en las artes, es decir el extremo de pasión con gentileza y misterio es la expresión que define la interpretación y temperamento Caribe y Latino Americano…

Simón Bolívar, como hemos visto en artículos pasados, ere no solo guerrero si no como Alejandro el Grande y Julio Cesar, muy apegado a la poesía, arte y música. En su cultura Caribe el libertador, un gran bailarín de los danzones con ‘caída rítmica’, es decir hoy día serian danzones con guajeo, dejo legado musical.

Hemos visto en los pasados artículos el legado y la energía femenina mundial desde su iniciación en el Caribe europeo es decir el mediterráneo sur oeste. De Cleopatra, la seducción femenina se inicia en forma balanceada, constructiva y estratégica; luego la energía recibe un nuevo ímpetus en el Europa del oeste: en Francia con el sentido epicúreo y visionario- inspiración que llego hasta América; luego pasa hacia la Europa central en donde se dramatiza con su integración en todas las artes, desde la filosofía, música, letras, poesía, artes visuales y demás; del centro de Europa con brío pasamos a nuestra América en donde el sentido femenino transciende como en ningún otra lugar: en medios como arte y literatura femenina- sin ser feminista. En este articulo conscientemente efectuamos el legado actual de nuestras damas Latino Americanas Caribe en donde con suma confianza, sutileza, sensatez, sensibilidad, misterio, pasión y energía seductora han cambiado imagen, símbolo, percepción y comportamiento de la mujer mundial. Como si fuese poco empezamos con la sobrina de María Teresa Rodríguez del Toro y Alaiza, esposa de Simón Bolívar.

En el mundo musical europeo del siglo XVIII y principios del XX, para una mujer ser pianista profesional era despectivo. Clara Wieck, mujer de Robert Schumann de estrato social alto, a la muerte de su marido con la ayuda de Liszt y Brahms, entro al circuito profesional. Aunque gran pianista, Clara era muy reservada, intima, vestía cubierta y simple, (tal vez como los romanos de la época de Cesar hubiesen querido que sus mujeres de ‘casa’ se vistiesen; togas de un solo color ya que no las dejaban salir mucho) de figura larga delgada reminiscente a Olivia Popeye, y siempre con una melancolía, tristeza y nostalgia algo provocativo para algunos como su amante Johannes Brahms. Clara, la única pianista seria con público de la época y con sus programas íntimos y espirituales, llenos de detalles cuidadosamente ensayados: colores negros, marrones oscuros hondos permeaban el aura auditivo- dio sobre mil conciertos. Siempre un aire cortes, clásico, elegante, victoriano, restringido, la ‘aureola’ del salón, sus programas y ella, con la elegancia clásica de la Europa del norte, se convirtieron en la ‘pauta’ de la presentación clásica femenina.

Ante este telón, nuestra primera gran pianista femenina, Caribe y Latino Americana, de familia venezolana llega al mundo musical norte americano y europeo. María Teresa Gertudis de Jesús Carreño García, sobrina de la mujer de Bolívar era todo menos reservada, callada, melancólica y triste; aunque sí muy elegante.

Muy típico de la curia venezolana añadir nombres religiosos después del primer nombre a vascos y canarios ‘mantuanos’; por ejemplo Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar (Bolibarjauregui en Vasco) y Palacios y Ponte-Andrade y Blanco, el nombre el cual Simón Bolívar fue bautizado- para no dejarlos olvidar de la fe. Bautizada María Teresa Gertrudis de Jesús Carreño García o nuestra Teresita Carreño revoluciono el mundo, por la dificultad que tenían los europeos de escribir su nombre completo en los programas y de suma importancia, con su confianza femenina jamás visto en el medio musical artístico serio de la época.

Teresita, – como Shakira cambio el imagen femenino de las divas con la danza sensual, los movimientos de caderas fascinantes y espectaculares, canciones y letras mesclas en ingles y español que le hablan directo a su género , música rock pop con toques mediterráneos y caribes, y más que todo con la confianza en la energía seductora del mensaje femenino,- llego a un mundo musical masculino negro, blanco y gris y embotellado, entonces dándole color, pasión, desorden organizado Caribe y latino, sentimientos mágicos ensoñadores, deliciosos altibajos típicos de nuestra manera comunicativa, y consecuentemente cambia el sentido de la música europea. Claudio Arrau al ver y oír Carreño verifica su legado como una diosa algo sin precedente.

Era tan deliciosamente atrevida Teresita, cuando Liszt le ofreció darle sugerencias lo negó pero le toco su repertorio impecablemente, es decir, lo dejo confuso, sorprendido y sonriente, algo que ocurrió poco públicamente. Al presidente Lincoln, cuando pequeña al sentarse en el piano de la casa blanca para una velada musical, la pequeña Teresita lo cerró y le dijo que no lo tocaba porque estaba desafinado. Al muy gentil y político Presidente Norte Americano en medio de guerras le toco acercársele y prometerle en secreto al pequeño oído de nuestra Diva del Caribe de que serían solo pocas piezas y mas que todos las del Caribe que eran las que a él le gustaba oír.

Con este fuego, confianza, y tempestad natural a veces arrayador, a veces prodigioso y noble de la energía femenina latina y del Caribe queda el legado artístico musical fijado por Teresita. Luego, intuitivamente transpuesto en otra de nuestras grandes Divas, Martha Argerich, nacida en Argentina, residente en Suiza con temperamentos similares, la pasión artística musical latina que comenzó con Teresita, desarrolla el temperamento, la musicalidad, y el dinamismo primal femenino cristalizado en la imagen del publico mundial.

Como Teresita, Martha tiene un padre que la apoya en todo sentido, muy abierto y le inculca el sentido de la disciplina con la libertad. Nuevamente, la importancia del padre en la relación con las hijas. Interesante escuchar a ambas en sus interpretaciones de la fantasía de Schumann óp. 17. Ambas con el fuego y el furor latino pero una a veces más ennoblecida.

El padre de Teresita, su primer profesor y el que la descubrió, tanto amor y cariño le tenía que le escribió más de quinientos pequeños ejercicios para el piano los cuales dieron grandes resultados y a para ella ‘solita’- eso decía nuestra diva. A la curia los dejo en silencio con sus tres matrimonios y mas una relación todos con hijos muy típico de nuestras divas. Al mundo musical contemporáneo abrió las puertas a la mujer mundial, latina y del Caribe en las salas de concierto, composición y dirección orquestal anteriormente desconocidas por la mayoría. Martha Argerich hoy día la pianista más cotizada y perseguida en el mundo musical lega la interpretación sensual, seductiva e intelectual femenina.

Y créanme que la energía, la seducción femenina que Cleopatra Philopator ‘Aulete’ lego está vigente, fuerte, llena de confianza y vitalidad hoy día; escuchen y miren a Shakira ‘tango objeción’ y ‘adicción a ti.’

…Y Como dicen las catiras de Valencia, Venezuela, en el mundo de las grandes Divas Latinas Caribes Musicales, Teresita, Martha y Shakira lo tienen todo para ‘ellas solitas’…

Muy felizmente y afectivamente me despido de este ciclo dedicado a la energía y seducción femenina; a los hombres para que se centren en su energía y entiendan su importancia; y a mi mujer la ‘fan’ de Shakira que aunque me deja creer que yo la seduzco, la verdad es que cada segundo es ella la que proporciona la seducción y la energía; y para mi ciudad natal que con tanto cariño y aprecio siempre la llevo en mi corazón Caribe.

No se les olvide el buen y gran café espresso… como decía Voltaire entre más negro mas seductivo…

Y por ultimo:

… El amor es como un pájaro rebelde….

Si tu me amas, no te amo

Pero si yo te amo, ten cuidado…..

Bizet