VII. Cleopatra, Philosopher

Ciclo: Mujeres en las Artes
La Seducción Artística Femenina
En el Imperio Romano (parte I)

http://virtualreligion.net/iho/images/cleo_7.jpg

 

La energía femenina inspira, crea arte y artistas, naciones, imperios y legados en el comercio, las ciencias, matemática y política. Este segundo artículo está dedicado al ciclo de la mujer y la energía femenina, su influencia y creatividad en la política. En la pasada edición percibimos como la energía de Alma Schindler deja su legado en el mundo por medio de cinco de los más grandes creadores artísticos del siglo XX. En esta edición gozaremos del gran legado político de la última descendiente de Alejandro el Grande de Macedonia. Esta protagonista es la única heredera reina de la familia Ptolemeo, los dueños y administradores del imperio legado por Alejandro, nacida fuera de Macedonia. Educada en literatura greco-romana y medio oriental, parlante de nueve lenguas, todas necesarias para administrar su imperio, esta patrona de la diosa ‘Isis’ era versada en ciencias militares, fluviales, astronomía, creo un sistema contable agrónomo y comercial, conocedora y patrona de las artes, administro, engrandeció e hizo prospero un imperio en decadencia convirtiéndolo en el área más prospera del mediterráneo y luego el mundo occidental.

 

Sin insurrecciones ni rebeliones dado a su sistema de distribución de dineros internos, la hija predilecta del Rey músico Ptolomeo ‘Aulete’ XII, la sexta Cleopatra pero denominada séptima, recibe el honor de ser la ‘creadora’ de la seducción femenina sin ser una ‘femme fatale’.

En Egipto y Grecia se toma el café árabe con azúcar, Roma es el territorio del espesso…

 

El imperio egipcio Ptolemaico codiciado por su capacidad productiva agropecuaria de muchas veces el tamaño del imperio romano, la riqueza comercial bancaria sin precedente, logros artísticos científicos todos registrados en sus bibliotecas, escuelas de medicina, salones de las artes, con la sofisticación y elegancia social griega, surgió por última vez debido a Cleopatra. Cleopatra VII de carácter real, mágica, amorosa seductiva fue la hija predilecta de Ptolomeo ‘Aulete’. El sobre nombre ‘Aulete’ proviene de el aúlos, instrumento musical precursor del oboe. Ptolomeo fue un gran intérprete debido a que música como las matemáticas y la gimnasia formaban la base de los estudios académicos Reales.

 

Como todas nuestras protagonistas, Cleopatra tuvo una relación intima especial con su ‘padre héroe ‘. Su padre, observando las cualidades independientes, el carácter fuerte pero dulce, y la suma inteligencia de su hija ‘princesa’, le dedico tiempo, atención, y de muy joven la llevaba en sus viajes de negocios. Este ‘padre héroe’ inseparable de su ‘princesa,’ le conseguía puestos menores en las asambleas gubernamentales locales para darle experiencia. Ptolomeo ‘Aulete’, como muchos de sus familiares griego egipcios, reconocía el valor de la negociación sobre el conflicto. El Rey Faraón, más ‘poeta’ que ‘político’, decía que su hija tenía el don del negocio y la sabiduría de la justa y buena política.

Cleopatra Philopator ‘Aulete’, la única familiar con conocimiento natural de la lengua y costumbre local, aprendió las buenas relaciones con sus súbditos, la disciplina diplomática mediterránea, la costumbre epicúrea de la buena vida social ofreciendo las mejores fiestas en el mundo mediterráneo. Tal como en la cultura Caribe, en el Egipto Ptolemaico reconocían la educación, los derechos, el manejo de finanzas, la propiedad, derechos civiles y la libertad decisiva femenina. Cleopatra instintivamente reino como un hombre y festejo como una diosa. Los romanos de la época nunca la entendieron y para que su ejemplo no se infundiera entre las mujeres del imperio, al morir nuestra diva, y a sabiendas, cambiaron la historia y acabaron con su legado femenino y político.

Como ocurre comúnmente con nuestras grandes mujeres, su padre desaparece a temprana edad. Al cumplir Cleopatra los diez y siete años su ‘padre héroe’ muere y la deja encargada con su hermano de un imperio en decadencia. Como si fuese poco y como siempre, el mediterráneo en medio de guerras civiles y su familia tratando de dividir las tierras, nuestra gran seductora piensa en el legado de Alejandro el Grande ante sus súbditos, y sus tierras, comprometiéndose a re establecer el imperio egipcio según las metas sociales, económicas establecidas por sus antepasados.

Tal como nuestras mujeres del Caribe, Cleopatra era una seductora natural. Ella gozaba de una sutileza sensual casi espiritual. Se vestía con colores hondos, togas sugestivas sensuales pero siempre cubierta. Caminaba como una ninfa; sirena esbelta envuelta en un aura místico, elegante, con movimientos suaves, calculados y esbeltos; jamás de prisa. Sus cabellos siempre elegantemente entrenzados, estilo el cual popularizo, recogidos en una especie de moño inspiraban un aire real. El maquillaje que la faraón utilizaba acentuaba su delicadas expresiones faciales. Con su mirada onda ante su piel ligera y la mística femenina, Cleopatra deslumbraba a los hombres. Su voz era inolvidable y es su leyenda.

Como si fuera esto poco, nuestra gran dama ya reina y de personalidad artística, actuaba en libertad total y sin ninguna aprensión. De todas las personalidades, la artística es la más sensible, sensitiva y difícil. Aunque son pocos las mujeres y hombres con este tipo de personalidad, estas personalidades tienen la capacidad de ‘sensualizar’, es decir leer o percibir lo que otras personas a sus alrededores tienen en mente, piensan y o están por hacer. De esto, la irascibilidad de todas nuestras divas, y la facilidad de Cleopatra de ‘esclavizar’ o ‘seducir´ a sus hombres por medio de los ciclos seductivos.

Ciclo: Mujeres en las Artes

La Seducción Artística Femenina

En el Imperio Romano (parte II)

http://virtualreligion.net/iho/images/cleo_7.jpg

Ahora, importante saber que ciclos seductivos son alternaciones entre placer, dolor, amor, desamor, felicidad, sobriedad los cuales crean dependencia emocional, como la música, en los seres humanos y se convirtieron en el arma principal de nuestra protagonista. Generalmente, entre mas masculinos los hombres más sensibles son a estos ciclos y se convierten aun más dependientes. Cleopatra utilizo estos ciclos con sus amantes creando una liga onda y profunda de por vida la cual sus hombres a sabiendas gozaban. De Cleopatra hasta nuestros tiempos los grandes seductores se valen de estos. Para Cleopatra su arma seductiva proporciono estabilidad en su vida personal y su reino. Ella tuvo cuatro hijos, se caso tres veces tuvo excelentes relaciones con sus hombres y fue una madre excepcional.

Pero haber, cual fue la verdadera misión de Cleopatra y como lo hizo. Miremos entonces: al principio de su reino, Cleopatra viajo al sur por el Nilo para establecer contacto con súbditos y la curia egipcia de la época. Al regreso, encontró que los asesores de su hermano de trece años la habían expulsado del gobierno y la buscaban. Valientemente, nuestra protagonista se escondió cerca de Alexandria a sabiendas de que los romanos entrarían pronto. Al llegar los romanos a su ciudad gubernamental, la diva convence a sus asesores a que la envuelvan en mantas moradas y la pacen como contrabando de noche por entre de las líneas de defensa romanas y egipcias establecidas alrededor de la ciudad. Con su conocimiento del palacio, Cleopatra da instrucciones a sus estibadores de que la entren a la habitación especial para invitados en donde ella intuitivamente visualizo a Julio Cesar. Su sensibilidad, es decir su personalidad artística no solo la guía hacia el emperador general romano si no que le permite encantarlo y lo convence de que Egipto debe permanecer independiente y unificado bajo un solo sistema gubernamental.

A su vez en el palacio, Cleopatra, atiende a Julio Cesar con las mejores comidas, conversaciones largas y ondas, caminatas sueltas, y lo seduce dulcemente. El general emperador le corresponde nombrándola Reina y Faraón de Egipto, el mismo brillantemente se encarga de desmantelar la resistencia filial. Después de establecer la administración, Cleopatra invita a Julio Cesar un tour sobre el rio Nilo, convirtiéndose en uno de los pocos no egipcios de la época en conocer las pirámides y parte de él extensivo territorio Ptolemaico, y luego… a la espera entonces de el primer hijo nuestra gran Cleopatra y Julio Cesar se casan en ceremonia Egipcia para bien recibir a Cesaron Ptolomeo Cesar.

El poder emocional que ejercía nuestra gran dama sobre Julio Cesar era tan fuerte que en Roma decían que la república se asentaba en Egipto. Al Igual, Julio Cesar, ya un hombre de buen criterio y bien formado supo bien administrar el poder emocional de su joven Reina.

Bueno, imagínense si Julio Cesar hubiese vivido más tiempo, Cleopatra, una gran mujer sagaz, inteligente, sensitiva y sensible, sin aprensiones hubiera cambiado el mundo occidental. … Y además de apasionada y seductiva nuestra Cleopatra tenía un séptimo sentido. El gran humor y la pasión por la buena vida…

Roberto McCausland D.