VI. Jornal del Caribe: Pod Ciclo Mujeres en las Artes

Ciclo: Mujeres en las  Artes   
El Beso y la Primavera: Romance
De una Vida

Por:       Roberto Roberto McCausland D.

 

 

 

La energía femenina  inspira, crea arte y artistas. Este primer articulo dedicado al ciclo de la mujer, la energía femenina, su influencia y creatividad en las artes, esta dedicado a un personaje sin igual en la historia. Seguirán en otras ediciones notas sobre  Cleopatra y su verdadera misión y pasión, los fabulosos  cuentos sobre Ninon de Lenclos,  la apasionada Manuelita Sáenz, nuestra libertadora, Lou Andrea Salome y Alma Mahler, mujeres de las artes y artistas. También comentare sobre los sueños de Frida Kahlo, Isabel Allende, y las vidas dramáticas de  nuestras inigualables pianistas, Teresa Carreño  y Martha Argerich.

Igualmente, seguiremos hablando sobre nuestra cultura Caribe, el mundo…y el buen café espresso.   

 

                                                      

         Tema

  En la creación artística, inteligencia, percepción y energía son vitales. Es decir sin estos tres factores y sin el misterio creativo,  gran arte, música, literatura, y demás no seria posible.  Se dice que la energía  femenina gira hacia la vida, es decir el impulso es de propagar  vida y lo  vital para mantener lo mejor que la vida puede ofrecer. Al igual se dice que la energía masculina tiende   hacia el final de la vida. Es decir, la tendencia de la energía  es de dejar en mundo trabajos y cosas que nos mejoren la vida terrenal y longevidad como obras de arte, literatura, el concepto de la libertad, trabajos, técnicas,  y algo  que deje un beneficio humano por buen tiempo. La una y la otra son complementarias y no son excluyentes.

 Muchas de nuestras grandes damas, pero  no todas,   tuvieron en sus vidas un padre o figura masculina ejemplar, el cual las trato con mucho amor, sabiduría y apoyo, independientemente de las ocurrencias en sus vidas personales y sus que haceres. Los papas  se convirtieron en sus héroes personales y les fomentaron la independencia, libertad intelectual y expresión. Frecuentemente, este apoyo paterno  incrementaba un carácter fuerte resonando en contra de muchas personas a sus alrededores-sobre y todo eran conflictivas con sus madres.

   Comúnmente en nuestras grandes mujeres, la figura paterna desaparecía, por motivos no previstos, de sus vidas cotidianas, pero  dejaba   una impresión onda y perdurable. Esta energía que  buscaban  en sus conyugues a su vez, para muchos hombres que se tropezaban con estas mujeres seductoras, sensibles, apasionadas, dramáticas, y sensitivas,  era un reto  singularmente  difícil de atender y administrar en el mejor de los casos.  Hasta para Bolívar,  uno de los  hombres más diestros en la temática,  Manuelita Sáenz, la gran intérprete de la zarabanda,  era un rompe cabeza imposible de armar.

  Todas nuestras damas  tienen  vidas personales  a veces traumáticas, como Frida Kahlo, otras veces conflictivas como Lou Andrea Salome y Manuelita Sáenz, y otras veces dramáticas, algo que  las distrae de sus objetivos  como es  el caso de Teresa Carreño;  un talento sin paralelo no realizado. A su vez,  no existe preparación en el mundo que pueda ayudar a un hombre lidiar con esta energía seductora, encantadora y a la vez rapaz,  propagada por la visión del  “padre héroe” en el subconsciente de estas eternas ‘divas’.

 

 La ‘eterna femenina’  la cual parte de este articulo está dedicado, asume la característica femenina  similar a la mujer caribe y mediterránea. Mujer codiciada y perseguida por su sensatez, inteligencia, belleza natural, sensibilidad y su energía. Ella aprendió a temprana edad el  efecto emocional que desplegaba en el género masculino sus expresiones faciales  sentimentales, nostálgicas, y picaras. Alma Schindler, de personalidad amorosa, seductora y  a la vez angelical, le encantaba la personalidad artística masculina y como buena hija de pintor,  buscaba su ‘héroe’;  un hombre a la semejanza de su padre.

  Alma era compositora pianista con un futuro y talento e inteligencia inigualable. Ella conscientemente y racionalmente se reflejaba ante estos  grandes hombres  ‘genios’,  y a ellos, en propias palabras de la propia  Alma, les despertaba   el proceso creativo y los convertía en algo extraordinario- sine qua non.

   El proceso creativo es con y sin definición el nivel mas alto funcional del ser humano- algo que es indescriptible. Alma Schindler con apellidos, Mahler, Gropius, Werfel,  y con su relación con el pintor Kokoschka usa su feminidad como un  arma y medio de creatividad para sus ‘hombres creadores’ que ella seleccionaba.      

  La realidad es que Alma Schindler a temprana edad encontró a su héroe. No fue su primer marido Gustav Mahler, el gran  conductor, compositor  y pianista; tampoco fue su segundo marido Walter Gropius, el arquitecto creador del estilo ‘Bauhaus”; tampoco fue el gran pintor Kokoschka con el cual tuvo  tres años de ‘pasión inquieta y alborotada’,  ni el escritor  y ultimo marido Franz Werfel.

 

  Un simple beso a los diez y siete años la conquisto de por vida. Cuando su hombre murió, Alma María Schindler escribió al saber de la muerte de su ‘héroe’: “un gran pedazo de mi vida fue arrancado de mi cuerpo,   …como lo entiendo [a el]…,  y nunca lo he dejado de querer…,

 Alma sintió haber perdido la oportunidad de hacer a un gran artista aun más grande. Un simple beso de Gustav Klimt a nuestra gran dama, Alma María Schindler Mahler Gropius Werfel, en la Piazza de San Marco en Venecia cuando nuestra protagonista tenia unos diez y siete años; una primavera inolvidable, hizo lo que ningún otro hombre pudo.  A la vez ella tampoco tuvo el coraje de estar con el único el cual ella verdaderamente amo.   Gustav Klimt, en la pintura “El Beso”,  refleja el primer beso en la vida de Alma, y de los dos el primer y último beso del romance de una vida.